Nepotismo y tráfico de influencias en Huatulco

0
254

Sobrinos, hermanos y amigos de “amarres” trabajan en este municipio, todo para garantizar lo que rezaba el slogan de campaña: «honestidad y transparencia para todos»

A pesar del sonado cambio que supuestamente iba a representar la coalición Unidos por la Paz y el Progreso, Santa María Huatulco, es una clara muestra de que las cosas en este municipio de la costa oaxaqueña siguen iguales o hasta peores.

De acuerdo a un comunicado que llegó a la redacción de Foro Político, el edil de este municipio Lorenzo Lavariega Arista, designó a su sobrino Carlos Lavariega Gabriel como Tesorero municipal, aún cuando todos los integrantes del Cabildo no estaban de acuerdo.
Para lograr su cometido, Lorenzo Lavariega usó el tráfico de influencias y serios condicionamientos, así como amarres en lo “oscurito” al más puro estilo priista que le caracteriza; de este modo, a los integrantes del cabildo no les quedo más que decir sí y votar a favor en la primera sesión de cabildo, celebrada el día 3 de enero pasado, la cual no duró más de 20 minutos.

De acuerdo a estas versiones, el ahora conocido como el nuevo cacique del poder en Huatulco, Lorenzo Lavariega, dijo “son órdenes del Gobernador y mi amigo y padrino José Zorrilla, ya habló con el gobernador para detener cualquier intento de destitución en contra de mi sobrino Carlos Lavariega”.

No conforme con esto designó a otro de sus sobrinos, Alfredo Lavariega, hijo del extinto líder del mismo nombre, como coordinador en el departamento de compras y adquisiciones del Ayuntamiento; lo anterior debido a la desconfianza que le tiene a su equipo de trabajo.

Y también a su amigo Leopoldo Galán Salinas, a quien designó como jefe del departamento de compras y adquisiciones (éste último es hermano de Miguel Ángel Galán Salinas, fue director en la administración 2008/2010 y se mantuvo como aviador de dicha administración en el periodo mayo/diciembre de 2010).

Lorenzo Lavariega tuvo que aceptar en su equipo de trabajo a Galán Salinas como consecuencia de los amarres que tuvo que hacer con el ex presidente municipal encargado, Miguel Ángel Galán Salinas, para que éste le entregara el área de Tesorería y Hacienda Pública sin ninguna documentación y respaldo de los movimientos financieros que se realizaban.

También se dice que el edil le dio un puesto en la regiduría de Obras Públicas a su hermano Abdón Lavariega Arista, pero con un salario superior al de los mismos regidores, que a petición de Herón Cárdenas está a la orden de 60 mil pesos mensuales más gastos de representación.

Lo anterior con el objetivo que el hermano incómodo cobre a nombre del presidente el 20 por ciento de comisión de la obra pública licitada, y con esto amarrarle las manos a Herón Cárdenas, quien ya sacó el cobre e inició los trabajos de construcción de una ostentosa mansión en un costoso terreno que compró en el exclusivo sector O de este desarrollo turístico y que según él para no levantar sospechas aun mantiene a nombre de los anteriores dueños, pero que mañosamente ya está edificando con recursos de su cuñado al cual le prometió adjudicarle de manera directa la obra pública más importante de la administración municipal y devolver la inversión de su mansión inflando el costo de dicha obra pública, esta es la verdadera razón por la cual actualmente ya hay un distanciamiento entre Lorenzo Lavariega y Herón Cárdenas.

Aun con todo esto; Herón insiste en mantener en la nomina de la regiduría de obras públicas a su primo Sergio René Olmedo Cárdenas, quien fungió en la administración pasada como subdirector de Obras públicas y tenía un sueldo superior al del propio director de obras públicas, además de constituir una empresa constructora fantasma a nombre de su gran amigo y prestanombres Antonio, lo anterior debido a que el verdadero trabajo de Sergio Olmedo fue el desvío de recursos asignados para la obra pública municipal.

Y para rematar Lavariega Arista, nombró a su hermano Fernando, como asesor en el DIF municipal, con la condición de que no se presente en las oficinas de la citada institución para no levantar sospechas; y le prometió pagarle a través de facturas infladas producto de las compras que se realizarán en el negocio de venta de equipo de computo y consumibles del cual Fernando es propietario, no es de extrañarse que por esta razón se vayan a cambiar todos los equipos de computo de las oficinas del Ayuntamiento.

«honestidad y transparencia para todos» fue el slogan del actual edil durante su campaña proselitista, juzgue usted si hoy aplica en su recién iniciada administración, cosas e ironías de la vida.

Alfonso García Brigante