Foro Politico

Ofrece Tlalixtac de Cabrera sus tradiciones y costumbres para México y el mundo

July 26, 2012

Tlalixtac de Cabrera, Oax; 26 de julio.-Ramas de poleo con fresco aroma a campo, olorosos rosarios de bugambilias y el néctar del maguey bendito por la madre de los remedios, anunciaban que la hora había llegado. Al centro del contingente dos hombres conocidos como “huehuetes” alzaban sus voces para dar comienzo al ritual y en medio de los acordes del Jarabe del Valle, un anciano con cabellos de plata, habló el lenguaje milenario de los zapotecas, agradeció a todos su asistencia y ofreció la fiesta al supremo.

Ubicado a tan sólo a diez minutos de Oaxaca de Juárez, el municipio de Tlalixtac de Cabrera vistió sus mejores galas para celebrar su tradicional mayordomía en honor a Santiago Apóstol, así como ofrecer una Feria Gastronómica y la representación de la Guelaguetza.

Júbilo y expectación se percibía en los asistentes provenientes de diversas partes de México y algunos del extranjero, por disfrutar de las interpretaciones de la banda de música “Próspero González”, compuesta de rostros febriles y miradas transparentes, que esa tarde entregó al público su mejor don.

Cuando el director bajó la batuta, cientos de vivas y aplausos resonaron en los alrededores de las presas “El estudiante” y la “Azucena”, que ofrecían a sus invitados la tranquilidad de sus paisajes, con sus verdes valles y aguas cristalinas.

Procedente de Quinta Roo, el señor Roberto Navarrete y su familia disfrutó de la celebración, “Nos parece formidable que vayan creciendo las festividades de la Guelaguetza, la comida me parece deliciosa, cada vez que venimos probamos de todo un poco”, afirmó sonriente.

Para entonces el viento soplaba con energía, impregnado del olor a chichilo, uno de los  siete moles oaxaqueños, de las empanadas de flor de calabaza, barbacoa, consomé, tlayudas, tepache, tejate, el agua de chilacayota y horchata, pan amarillo y de yema, motivando a los asistentes a visitar la muestra gastronómica, en donde expertas manos llenas de sazón trabajaban sin parar.

Ya con el estómago lleno y el paladar consentido, era momento de regresar a admirar las ejecuciones de los Sones de Betaza, el Istmo de Tehuantepec, Tlaxiaco, Pochutla, El Torito Serrano, el Jarabe Ejuteco y las Chilenas de Pinotepa Nacional, como parte de la Guelaguetza que los oaxaqueños ofrecen a todo el mundo.

Para esa hora el tradicional tepache circulaba de mano en mano refrescando las gargantas, al tiempo en que los integrantes de la banda de la Casa de la Cultura compartían sus ofrendas con la festiva audiencia, dulces, pan y fruta eran entregadas como muestra de la calidez típica de los oaxaqueños.

La gastronomía, música y danza oaxaqueña inundaron los corazones de cientos de personas que acudieron a Tlalixtac de Cabrera, quienes emocionados y felices disfrutaron de una soleada tarde de verano que jamás olvidarán.

Comunicado 










NOTICIAS RECIENTES  »

NOTICIAS DE DÍAS ANTERIORES

NUESTRA NUEVA EDICIÓN

rev agosto14