Sigue vivo el albergue del tecnológico de Juchitán, aunque con múltiples carencias

0
29
Rebeca Luna Jiménez
Juchitán de Zaragoza, Oax.- Se llama Abdiel Orozco y el 20 de diciembre cumplirá 10 añitos, tiene parálisis cerebral y ciego; de acuerdo a su historia, su hermano gemelo nació normal porque prácticamente Abdiel cargó el peso de ambos en el vientre de su madre, Desde el 7 de septiembre vive en el albergue del tecnológico del Istmo, es de los damnificados sin vivienda en Juchitán de Zaragoza.
Como Abdiel otros 10 niños están arrinconados en el tec del Istmo, donde el director les permite seguir viviendo, aunque con graves necesidades, no hay agua potable, no hay despensas, sin energía eléctrica, sin ayuda de ninguna autoridad.
De las 40 personas, muchos padres de familia que siguen viviendo en el albergue trabajan y sostienen a sus familias por cooperaciones que dan para la comida.
Estas personas rentaban antes del terremoto del 7 de septiembre, no pudieron sacar nada de sus viviendas con pérdida total, hoy no pueden pagar la renta para iniciar una nueva vida, ya que muchos sólo tienen la ayuda que les iban dando como ropa, casa de campaña, cobija, solamente.
Hoy las familias realizan comida con leña, se turnan las mujeres para preparar los alimentos, se hacen volados para ir a moler en la licuadora de una persona solidaria que vive cerca del tec.
La señora Natividad recuerda el 7 y 23 de septiembre como los más “desgraciados” de su vida, cuando perdió su casa, una vivienda humilde en el barrio de Cheguigo, donde el techo se les vino encima y se quedaron sin nada.
“Mi hijo se va a trabajar, estudia también, llega a comer y a dormir al albergue, pero no tenemos otro lugar donde estar”.
Recordó que el gobierno federal le dio 15 mil pesos por la vivienda con daño parcial, y resulta que no puede techar sin antes construir las paredes que se dañaron, “es muy poco y no podré repararlo”.
Natividad ha dicho que pasará la Navidad y el Año Nuevo en compañia de los 40 damnificados con sus familias, “aquí estaremos, aquí los esperamos”.
Iber Manuel Nicolás Vásquez, narró que ha continuado en el albergue por la renta que no puede pagar, “nos cooperamos 50 pesos diarios porque está vacía la bodega ya nadie nos regala nada, no tenemos agua purificada ni nadie nos ayuda el tinaco que dejó Conagua está amarilla, ya no les importamos, exclama.
Éste domingo Fidel Orozco López cumplió 15 años y las mujeres del campamento se reunieron para hacerle un molito de pollo, mientras otros compraron un pastelito y refresco porque en los próximos días también estarán preparando otra comidita para Abdiel que llegará a los 10 años, un pequeño que lo único que pide es tener leche y regresar al Centro de Rehabilitación que dejó desde el mes de septiembre.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here