Una nochebuena especial se vivió en Juchitán

0
22

Rebeca Luna Jiménez

Sobre la calle Oaxaca en la segunda sección de la ciudad de Juchitán, se escuchan villancicos, es la Nochebuena, las voces salen de donde existió una vivienda y hoy siguen las casas de campaña que regalaron los chinos.
A pesar de la tristeza de los istmeños luego del terremoto de 8.2 grados del 7 de septiembre, la fé no se ha perdido, porque a pesar de que aún siguen instalados una decena de albergues las familias se reunieron.
En el albergue del albergue las familias aún sin viviendas cenaron pollo y sopa, la tradicional botana se sirvió luego de acudir a la iglesia para dar gracias a Dios por estar juntos, mientras que en el albergue del tecnológico del Istmo convivieron con la cooperación que reunieron  los apoyos que les dieron algunos vecinos.
Las calles no fueron tan circuladas como otros años cuando llegaban a comprar al mercado pescado asado, totopo, postres preparados por mujeres.
Los fuertes vientos y el frío no dejaron las familias para sumarse a la Noche Buena, tampoco las más de 40 réplicas que se sintieron dejaron la celebración, sin embargo, todo terminó rápido, no se escuchaba la música habitual de los grupos musicales de la zona.
En su mayoría, esperan tener sus viviendas, una casita donde ya vivir, otros esperan ese segundo censo que con otro nombre pueda apaciguar el dolor de los sismos de septiembre.
En los albergues los niños tronaron cuetes y luces de bengala, era un festejo quizás discreto porque cada uno, sentía esa tristeza y ese temor de que vuelva a temblar. Una noche especial, una noche más gratificante por tener a sus familias y esa vida para seguir adelante.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here