Continúa la tragedia, en Amoltepec 300 casas afectadas por el sismo siguen esperando ayuda

0
56

Rebeca Luna Jiménez

En el municipio de Santiago Amoltepec con sus 32 agencias municipales y comunidades, unas 300 viviendas, escuelas y edificios oficiales se vinieron abajo o dañaron durante el sismo de 7.2 grados con epicentro en Pinotepa Nacional el pasado 16 de febrero, a cuatro meses y desde esa fecha se está a la espera de ayuda.

Amoltepec, población ubicada en la Sierra Sur, a 350 kilómetros de la capital oaxaqueña no ha sido visitada por las dependencias encargadas

de la reconstrucción, los pobladores comentan que aquí no conocen de Sedatu ni de quien los ayude.

Es una comunidad fría, donde los pobladores se dedican a la agricultura, transitar por la población catalogada aún de alta marginación es observar su pobreza y marginación, porque aunque no se crea a ésta fecha los aspirantes a una diputación o senado, tampoco se han aparecido.

Hay casas con daños totales donde ya no fueron habitadas porque los afectados se fueron con otros familiares ya no las habitan, “esperabamos tener un apoyo para alzar los troncos y reponer las láminas, pero no” dijo Moisés López habitante de la comunidad.

Las escuelas también están afectadas los niños han tenido no sólo que enfrentar la ausencia de sus 32 maestros, sino que las mismas aulas se dañaron y quedaron como mudos testigos donde hubo educación.

Santiago Amoltepec sigue viviendo sin el interés del gobierno, no han acudido para darles apoyos a las familias afectadas, “en ocasiones los daños del sismo afectaron la tubería del agua potable y la energía eléctrica, “hay tanto por hacer que no sabemos a quienes acudir, a pesar de que las autoridades entregan documentación y se ven forzados a trasladarse a la capital para buscarlos.

Los pobladores hablaron de sus múltiples problemas, “el sismos solo vino a destapar más nuestra pobreza, aquí quisieramos que llegaran los funcionarios que nos trajeran ayuda y que les importaramos, pero no hay nada, ni los candidatos nos pelan”, exclamó Moisés López, uno de los pocos pobladores que quisieron hablar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here