Aprobarán Diputados que propiedades obtenidas por corrupción se devuelvan al pueblo

0
122

  • Tipificarán peculado, abuso de autoridad y lavado de dinero

Redacción Fp Noticias

Las y los Diputados de la actual LXIV Legislatura del Congreso local, aprobarán en los próximos días la homologación de la reforma Federal de extinción de dominio en Oaxaca, con ello se logrará tipificar el delito de peculado, abuso de autoridad, lavado de dinero y operaciones de recursos de procedencia ilícita.

El trabajo Legislativo que ya se alista al interior de las comisiones permanentes, permitirá incautar bienes y recursos obtenidos de manera ilegal a funcionarios públicos, con la intención de que sean devueltas a la sociedad oaxaqueña.

Respecto a este trabajo Legislativo, el Vicecoordinador del Grupo Parlamentario de Morena, Horacio Sosa Villavicencio, expresó: “Es prioridad de las y los Diputados fortalecer el combate a la corrupción en Oaxaca y devolver a la ciudadanía las propiedades que malos Gobiernos les han arrebatado”.

En tanto, la Legisladora Magaly López Domínguez, señaló que con dicha homologación también se  contempla la inhabilitación de funcionarios públicos que incurran en actos delictivos: “Las o los funcionarios que cometan actos ilícitos no podrán volver al ejercicio público por un lapso de tiempo que puede ser igual al de la condena penal”, precisó.

Asimismo, Elisa Zepeda Lagunas, Presidenta de la Comisión Permanente de Administración y Procuración de Justicia, mencionó que además de quitarle a criminales el dominio de propiedades relacionadas a delitos de delincuencia organizada, contra la salud, secuestro, robo de vehículos y trata, también se incluirá los crímenes relacionados a la corrupción, el encubrimiento, delitos cometidos por servidores públicos, extorsión y delitos en materia de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos.

En el año 2017 el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), detalló que en la entidad oaxaqueña los actos de corrupción aumentaron en un 27.6 por ciento, lo cual se tradujo en más de 24 mil de estos actos por cada 100 mil habitantes.